ūü•á Tener paz es tener raz√≥n | Soluciones Emocionales

Tener paz es tener razón

Omar Jayam escribi√≥ que los pr√≠ncipes sue√Īan con la gloria y los reyes con el amor. Yo a√Īadir√≠a que la sabidur√≠a conduce a la paz, lo dem√°s es literatura, confusi√≥n, y estruendo.

También puedes escuchar esta publicación en formato audio

Relación entre la paz interior y la razón

Escojamos un acto, o un pensamiento al azar de los millones que hayamos podido tener a lo largo de toda nuestra vida.

Una vez localizado, hacemos un encadenamiento de ‚Äúpara qu√©‚ÄĚ o ‚Äúpor qu√©‚ÄĚ, hicimos o pensamos tal cosa, y el resultado final ser√°, …para estar en paz, o un sin√≥nimo/equivalente de paz.

Por ejemplo: ¬ŅPara qu√© que discutiste con tu esposa?. Para hacerle entender que debe respetar mis decisiones personales. ¬ŅPara qu√© necesitas que ella respete tus decisiones personales?. Para poder ser yo mismo. ¬ŅPara qu√© necesitas ser tu mismo? para sentirme tranquilo y disfrutar la vida. Sentirse tranquilo y disfrutar la vida es una manera de definir la paz.

Hay culturas de diferentes nacionalidades que se desean paz a modo de saludo, incluida nuestra cultura occidental cristiana que lo hacía en sus inicios.

Incluso cuando alguien fallece se utiliza la coletilla, en gloria esté, o descanse en paz. Esto deja en evidencia que la paz es el objetivo primario del ser humano

¬ŅPor qu√© es mejor tener paz antes que la raz√≥n?

Tener razón significa que otro está equivocado. Que solo existe una verdad, es tan cierto como que existen tantas verdades como personas.

El eterno cuento del vedanta expone que una persona va por el bosque anocheciendo, y a la orilla del camino hay una enorme cuerda enrollada, pero la poca luz, unida a las memorias y conjeturas mentales de la persona, le llevan a ver una enorme serpiente.

La serpiente es falsa y a la vez verdadera, pues el p√°nico que ha producido puede incluso producirle un infarto.

Podemos ir m√°s all√°. ¬ŅAlguien ha visto la misma pel√≠cula dos veces, y le ha producido reacciones totalmente diferentes entre la primera y la segunda vez?

O escuchamos un chiste que nos deja indiferentes, y pasados unos días nos parece muy gracioso.

Esto deja evidencia de que nuestra percepción no es más que una conclusión mental, que está condicionada a nuestros filtros mentales, y al estado emocional en que nos encontramos en ese momento.

Tener razón no es bueno ni malo, incluso tener conductas de oposición intensas, o poner un límite de manera enérgica para que se nos reconozca un derecho es totalmente normal.

Lo importante es si estoy en paz o no mientras lo hago.

Mi capacidad de escoger

Utilizar√© un nuevo ejemplo imaginario. Estoy paseando por las ramblas de Barcelona la tarde del atentado en que un chaval atropell√≥ con una furgoneta a cientos de transe√ļntes que caminaban sobre la acera.

Justo al llegar a donde yo me encuentro, la furgoneta se detiene y el chico baja con un enorme cuchillo y comienza a agredir a los transe√ļntes.

En ese momento utilizando una silla de una terraza una mujer propina un gran golpe al atacante y se le cae el cuchillo, lo cual aprovechamos varios ciudadanos para inmovilizarlo. El tipo tiene tanta ira y a la vez miedo, que es casi imposible de retener y le pongo el pié en el cuello apretado contra el suelo para inmovilizarlo.

En ese instante yo puedo pensar que ojalá le caiga encima el castigo más horrible, y desear de corazón su sufrimiento, puesto que tengo razón, y él es la encarnación de satanás.

Pero tambi√©n puedo, mientras le ponemos un l√≠mite para que no pueda matar a m√°s personas, preguntarme; ¬ŅCu√°ntos errores y faltas de amor han debido acumularse para que la situaci√≥n haya llegado, hasta este punto? 

En ambos casos yo tengo mi pié sobre el cuello de un chico. O sea, en la forma no ha cambiado nada, pero en mi interior la diferencia es enorme.

Resumiendo: Yo puedo decir;  ¬°¬°¬°porqu√©!!, o puedo decir, ¬Ņ¬ŅPorqu√©??.

 En el porqu√© con admiraciones hay un culpable, en el porqu√© con interrogantes hay un equivocado.

Ver un culpable es tener razón, ver un equivocado es estar en paz.

Yo prefiero tener la razón

Cuando prefiero ver un culpable, estoy escogiendo castigo. En el universo existe una ley de causa y efecto, y esto quiere decir que el mundo que percibimos a nuestro alrededor es un reflejo de nuestro estado emocional interior.

Aquello que se atiende es aquello que se ama, y si no lo cree, no tiene más que intentar quitar la atención ya sea mental o sensitiva, de aquella persona de la que está profundamente enamorado cuando la tiene enfrente o la ha perdido.

Por lo tanto aquello que atiendo es aquello que amo, y yo solo puedo ver en mi vida aquello que amo, pues lo dem√°s me pasa desapercibido. Mi experiencia de vida tender√° a parecerse a lo que atiendo. 

Mejora en el estado de √°nimo con la paz interior

La vida es como una partida de cartas en un casino. El crupier nos saca una mano de cartas, y nosotros tenemos dos cartas. A esa combinaci√≥n que nos ofrece el crupier, hemos de a√Īadir una de las dos cartas que tenemos. Sea cual sea la combinaci√≥n de cartas que el crupier nos ponga, tenemos una carta que nos hace ganar la partida y otra que nos la hace perder.

Evidentemente pensamos que siempre pondremos la ganadora, pero llegado el momento de la verdad, ponemos la perdedora, y el crupier nos da una bofetada.

La carta ganadora es la paz, y la perdedora es la razón. Lo que ocurre es que en ocasiones para poner la carta ganadora tenemos que contradecir nuestra idea de nosotros mismos, o incluso nuestra idea del mundo, y eso es algo que nos produce tanto miedo, que de manera automática escogemos la carta perdedora, la de tener razón, y la bofetada viene como los packs de yogures, indivisible.

Yo piso el cuello del chico atacante del ejemplo del atropello masivo, y en ese instante decido que carta pongo. Si pongo la carta perdedora, una parte del dolor producido por tama√Īa acumulaci√≥n de errores se viene conmigo. Pongo peque√Īas partes de ello sin saberlo, en la sopa de mi familia cuando cocino, en los besos que doy a mis seres queridos, en la opini√≥n de mi mismo cuando me miro al espejo, etc. 

Que pienso de mi, y la opinión de los demás

Existe una especie de relación automática entre éxito y popularidad, o lo que es lo mismo, entre anonimato y mediocridad.

Volver√© a utilizar a Omar Jayam, para explicar este concepto. √Čl escribi√≥: Un poco de pan, un poco de agua fresca, la sombra de un √°rbol, y tu ojos, no hay sult√°n m√°s feliz que yo, ni mendigo m√°s pobre.

La raz√≥n precisa ser reconocida, y por tanto es un mendigo pedig√ľe√Īo y dependiente, la paz solo puede ser experimentada, y es por tanto carente de ataduras.

El psiquiatra y escritor Viktor Frankl, superviviente de los campos de exterminio de la 2ª guerra mundial, dijo: Las fuerzas que escapan a tu control pueden quitarte todo lo que posees excepto una cosa, tu libertad de elegir cómo vas a responder a la situación.

La paz no es el resultado de una combinación de factores favorables, o de opiniones positivas ajenas respecto a nosotros, exclusivamente.

Todos conocemos personas que disponen de esos factores favorables, y no est√°n en paz, o incluso, si miramos en nuestra propia vida podremos ver que han sido, o son, muchas las razones por las que estar en paz, y no lo estuvimos o no lo estamos.

Pretender que las cosas ocurran como nosotros queremos en lugar de desear que ocurran como tienen que ocurrir

La vida, al igual que la electricidad, es un fluir. Es una sucesión de momentos presentes que no se pueden retener, ni predecir.

Por lo tanto nosotros somo como una especie de cable eléctrico a través del cual la vida fluye como si electricidad fuese.

En la vida hay cosas que nos resultan agradables, y cosas que nos resultan desagradables. Cuando estamos viviendo una situación agradable, nos resistimos a que se marche de nuestra vida, y cuando aparece una desagradable nos resistimos a que entre.

Es indiferente si me resisto a que algo marche de mi vida, o si me resisto a que algo entre, ya que, resistencia + resistencia = resistencia.

En el flujo eléctrico, resistencia es igual a calor y consumo, en la vida resistencia es igual a estrés, y el estrés es igual a sufrimiento.

Si me han de pinchar para sacarme sangre me va a doler. Ahora bien, si yo comienzo a imaginar, conjeturar, predecir, exagerar, temer, resistirme, culpar, victimizarme, etc lo que voy a vivir no es dolor sino sufrimiento.

Deja un comentario

Call Now Button
× ¬ŅC√≥mo puedo ayudarte?