🥇 ¿Qué son los arquetipos? | Soluciones Emocionales

¿Qué son los arquetipos?

Hay conductas, símbolos, animales, roles, lugares, etc que son arquetípicas/os.

Un claro ejemplo de un animal arquetípico es una rata. Normalmente se relaciona con suciedad, enfermedades, pobreza, alcantarilla, etc.

 Si pongo una rata, una escoba de esparto, y una tela de araña, la mayoría de nosotros esperamos que aparezca la bruja.

El Dr Jung, evidenció que existe una simbología arquetípica en el inconsciente de nuestra especie. Él le llamó el inconsciente colectivo, y viene a ser como una especie de simbología que inconsciente o conscientemente, nos hace asociar ciertos conceptos con otros.

Por ejemplo; el sol, la autoridad, con la paternidad, o la luna y el agua con la maternidad.

Los arquetipos más comunes

LO FEMENINO:

Es la madre, el calor del nido, la dulzura, la incondicionalidad, lo fértil, el alimento, el consuelo.

LO MASCULINO:

Es el padre, la protección, el suministro, la norma, el emancipador de la cría.

EL ADVERSARIO:

Es aquello que nos saca de la paz, sea interno o externo, conductas destructivas propias, adicciones, enemigos externos, agresores externos.

EL HÉROE:

Afrontar el miedo, encarar al caos externo o interno, para pacificar. Es el encargado de compensar al adversario.

EL VIAJE:

Es la movilidad, el desplazamiento físico, mental, o simbólico, es el proceso de lucha entre el adversario y el héroe, la vivencia de vicisitudes, logros, derrotas transcurridas en el cambio de posición interna o física.

MUERTE Y RENACIMIENTO:

La lucha entre el adversario y el héroe da lugar a una muerte simbólica y una resurrección, tras la confrontación morirá lo antiguo, dando paso interior o exteriormente, a una nueva visión, estatus, comportamiento, etc

EL SER:

Es aquello que se presiente que es anterior, y será posterior a la presencia de nuestro cuerpo físico, llámese alma, espíritu, intuición, esencia, conciencia, etc.

Sintetizar los arquetipos en un acontecimiento 

A modo de ejemplo utilizaré el conocido cuento de caperucita.

La madre de caperucita manda a la niña a llevar víveres a la abuelita (arquetipo materno el cuidado maternal), caperucita marcha por el bosque (el viaje), y el lobo le confunde el camino (el adversario), al llegar a casa de la abuelita el lobo la devora. Entonces aparece un leñador que mata al lobo (el héroe), y caperucita sale de la barriga del lobo sana y salva con la lección aprendida (muerte y resurrección).

Los arquetipos resultan muy útiles para sintetizar a la mínima expresión una historia o acontecimiento, lo cual nos ayuda mucho a ver con mucha más claridad la relación entre causa y efecto.

Por ejemplo si en nuestra vida encontramos el arquetipo masculino de manera común en aquellas situaciones que nos conflictúan, el primer lugar en el que pondré mi atención será en la relación que he tenido y tengo con la paternidad. 

Me refiero a la propia, o a mi experiencia como hijo respecto a mi padre, y también a la relación con mis padres con sus respectivos padres

Por ejemplo, si existe un patrón de conflicto con personas que ejercen un poder sobre mí; jefes en lo laboral, políticos, personas que ejercen liderazgo en nuestro grupo de amigos, policías, etc.

Esto me permitirá ver patrones de conducta que se repiten, y que en esencia están representando algo que no se ha integrado de manera armónica, o lo que es lo mismo, heridas mal cerradas, juicios y rencores, faltas de reconocimiento o de comprensión,

Arquetipos femeninos y masculinos

En el caso del ejemplo utilizaba el arquetipo masculino, y hablaba de mirar en dirección a la paternidad. Esto es correcto solo en parte, dado que los arquetipos, no tienen porqué coincidir con el género.

Cuando una mujer sobreprotege demasiado a un hijo está muy polarizada al arquetipo femenino, en el aspecto del cuidado maternal, pero si lo expone en exceso a la vida para que aprenda por sí mismo de sus errores, está polarizada a lo masculino en lo maternal.

Sea cual sea nuestro género, necesitamos hacer uso de ambos arquetipos en nuestra vida. De hecho, hay parejas de progenitores en los que la mujer ejerce el rol arquetípico masculino y el hombre el femenino, sin tener que ver esto nada que ver con sus orientaciones sexuales en absoluto.

En algunos casos, ambos se polarizan demasiado a femenino, o demasiado a masculino.

En el universo todo tiende al equilibrio, y por lo tanto, es de esperar que la vida los coloque en situaciones para que aprendan a integrar y equilibrar ambas energías.

Otro ejemplo es el caso de la homosexualidad. Por ejemplo, un hombre homosexual, no tiene porqué tener más energía femenina, y de hecho puede ser mucho más masculino que uno heterosexual. 

De la misma forma que puede ser homosexual, y tener muchísima energía femenina.

Es indiferente el modo en que se consiga, pero alcanzar en nuestra vida, y en la educación de nuestros hijos un equilibrio entre los arquetipos masculino y femenino, es algo que aporta estabilidad emocional.

Ambivalencia arquetípica en la crianza

Algo muy común es que tras un divorcio con custodia compartida, el padre o la madre carecen de práctica o habilidad para ejercer ambos roles arquetípicos (femenino/masculino) durante los días que los hijos están a su cargo.

Curiosamente al verse necesitados de desarrollar ese arquetipo poco usado, de pronto en su vida se producen cambios en sus reacciones y conductas que le aportan un mayor equilibrio emocional, a medida que van haciendo un uso más equilibrado de ambas energías.

En el caso de los hombres, (cada vez menos) ocurre que ante la incapacidad de desarrollar su energía femenina, suelen apoyarse en sus propias madres. 

En otras ocasiones son sus propias madres las que obstaculizan ese desarrollo, y basadas, en su propio mapa del cuidado infantil “entorpecen” el desarrollo de lo femenino en sus propios hijos, aunque sea con la mejor voluntad de ayudar. 

En el caso de las mujeres, suelen afrontarlo de modo más independiente, todo y que, en ocasiones con una autoridad “de mucho ruido y pocas nueces”, que las lleva a un agotamiento desesperante para poder mantener unos mínimos de autoridad.

En ambos casos es muy productivo ser conscientes de que rol arquetípico estamos necesitando potenciar, y ante una situación concreta pidamos opinión a personas de confianza, que sí tengan muy integrado ese rol. 

Entonces sacamos una conclusión direccional, utilizando, nuestra opinión, la de la otra persona, y lo que nuestra intuición nos diga.

Punto de vista personal del inconsciente y los arquetipos.

El inconsciente maneja la información arquetípica como parte de su lenguaje. De hecho, los arquetipos se suelen manifestar de manera simbólica en nuestros sueños nocturnos.

Esto nos ayuda a entender en ocasiones ciertas fobias, pasiones, actos, preferencias, etc. 

Por ejemplo. Un niño pequeño que tiene muchas manías con el alimento. 

El alimento arquetípicamente es algo relacionado con la maternidad, dada la capacidad biológica que generar leche en los pechos femeninos, en ese caso pondremos atención a todo aquello que tenga que ver arquetípicamente con lo maternal. 

Por ejemplo: Cómo vive la madre, padre, o persona que ejerza el rol femenino, en lo más profundo de su emocionalidad dicho rol, si hay desequilibrios entre la energía masculina y femenina que el niño recibe. 

En definitiva, sintetizamos de manera arquetípica la situación para poder verla con un poco más de claridad, y encontrar excesos o carencias de ciertos arquetipos.

¿Se pueden transmitir los arquetipos de forma inconsciente?

Lo hacemos constantemente. 

En algo tan básico como coger un vaso y beber agua estamos dando muchísima información arquetípica.

Por eso decía que el inconsciente trabaja mucho con los arquetipos. Un gesto en la forma de beber agua, deja a quien nos mira, evidencia a nivel inconsciente de informaciones arquetípicas.

Esto permite a la persona clasificarnos en un cierto tipo de persona, según sea su propia base de datos en la memoria, lo cual le ayuda a encontrar una conducta para relacionarse con nosotros.

Este mecanismo es una verdadera filigrana de la evolución, y nos convierte en animales con una gran capacidad social, todo y que a menudo esa gran cualidad se ve distorsionada por factores que tienen que ver con creencias, miedos, etc, y lo que acaba produciendo es justo lo contrario, un alejamiento en lugar de un acercamiento entre individuos. 

Algo muy arquetípico, son los cuentos infantiles. Es información que se recibe de manera inconsciente y que aporta ciertos valores básicos relacionados con las necesidades relacionales interna y externas que encontraremos a lo largo de nuestra vida.

De qué nos sirve, y los beneficios de conocer los arquetipos

Tal y como he expuesto anteriormente, sintetizar arquetípicamente una situación nos ayuda a verla con una claridad esquemática, y por lo tanto evitamos que los detalles menores nos despistan de ver lo que en esencia está ocurriendo. 

El Dr Jung acuñó un término llamado la sombra. Este es el arquetipo de universal de la parte de nosotros que no es reconocida, y que se manifiesta emocional y físicamente para que pueda ser reconocida y compensada.

Por ejemplo, cuando algo nos hace reaccionar de una manera especialmente intensa emocionalmente, ya sea con una emoción agradable o desagradable, es un indicador de que hay un arquetipo detrás de lo que nos ha hecho reaccionar, y que necesita ser observado en nosotros mismos.

Una vez localizado se trata de ver cómo manejamos nuestras conductas, reacciones, pensamientos, sentimientos, y emociones respecto a ese arquetipo.

Por ejemplo si nos ha hecho reaccionar con especial intensidad una falta de compromiso, buscaremos qué concepto del compromiso tenemos en nuestras creencias y valores. 

Cómo me relaciono con el compromiso, si no cumplo mis compromisos y no estoy siendo del todo consciente, si me comprometo más allá de lo que quiero y me fuerzo a cumplirlo, si tengo un rencor “caducado” relacionado con el compromiso, etc. 

Este mecanismo también es conocido como la ley del espejo ya que en definitiva utilizo aquello que me hace reaccionar con intensidad de los demás, para ver qué es lo que necesito equilibrar en mi mismo.

Deja un comentario

Call Now Button
× Â¿Cómo puedo ayudarte?