ūü•á ¬ŅQu√© es la zona de confort? | Soluciones Emocionales

¬ŅQu√© es la zona de confort?

Este t√©rmino se ha hecho muy popular, en los √ļltimos a√Īos. Me gustar√≠a aclarar en primer lugar que lo de confort, no se refiere al confort del cuerpo, sino al confort que siente la mente cuando interacciona en escenarios previsibles.

Con lo cual a mi entender, se le puede llamar también la zona previsible.

Nuestro cerebro es un producto evolutivo tan antiguo como nuestra propia filog√©nesis. 

Actualmente en el primer mundo, no suele haber dificultades para comer cinco veces al d√≠a, pero durante los cientos de miles de a√Īos de nuestra evoluci√≥n, lo dif√≠cil era poder comer cada d√≠a.

Es por esto que nuestro cuerpo, y nuestra mente producen el máximo rendimiento con el mínimo consumo posible.

El cerebro consume el 20% de la energía del cuerpo, pese a ocupar solo el 2% de la masa del cuerpo. Estar dentro de una zona previsible produce menos consumo y por lo tanto el cerebro buscará encontrarse en entornos predecibles.

Ejemplos de zona de confort

El atasco de la ma√Īana camino al trabajo, es inc√≥modo, pero previsible.

Nuestra vida nos puede parecer monótona y aburrida, pero algo que nos ayuda a mantenerla es que al ser previsible, tenemos cierta sensación de seguridad.

Se puede salir de la zona de confort con un peque√Īo gesto, o mediante un gran cambio, por ejemplo:

Comer algo que siempre afirmamos que nos daba asco, pero hace a√Īos que no probamos.

Tener p√ļblicamente una actitud que no es habitual en nosotros, porque nos averg√ľenza.

Cambiar de oficio.

Poner un límite a alguien que nos cuesta decirle que no.

Dejar de hacer algo que se da por hecho que siempre hacemos nosotros.

Relacionarse con gente que descart√°bamos de nuestra vida social por inadecuada.

Divorciarse.

Ser padres.

Romper con nuestra pareja.

Iniciar un camino de autoconocimiento.

Aprender a hacer algo nuevo y que nos parece complicado.

Conductas que nos describen la zona de confort

Supongo que todos hemos entrado en un comercio en el que al pasar el umbral de la puerta suena un timbre para advertir a los empleados de nuestra presencia.

En nuestras vísceras tenemos un avisador que mediante un pellizco, calambre, etc nos avisa de que estamos a punto de sobrepasar la frontera, y salirnos de nuestra zona de confort.

Cada individuo tiene una capacidad diferente para gestionar este avisador. 

Los hay que casi lo disfrutan y tienen cierto virtuosismo en hacer incursiones prolongadas fuera de la zona de confort, de hecho hay personas que necesitan constantemente vivir en un entorno poco predecible para sentirse vivos.

En otros casos, la resistencia es enorme, y la persona queda totalmente bloqueada ante la sensaci√≥n de ‚Äúpeligro‚ÄĚ, de poder entrar en lo impredecible.

Existen casos en que la persona lo que hace es simplemente fulminar de su mente todo deseo de anhelar cosas que estén fuera de la zona de confort, y dentro de dicha zona no se sienten encerrados, sino profundamente en paz.

Estar en paz en una vida básica y sencilla, no implica dependencia a la zona de confort. Es nuestra reacción al vernos fuera de dicha zona, lo que determinará si somos dependientes o no a ella.

¬ŅMantenerse en la zona de confort es bueno?

Todo depender√° de nuestra paz interior, pues este es el indicador m√°s certero. Ahora bien, es cierto que en ocasiones la persona se encuentra dentro de una paz solo aparente.

Curiosamente una persona que no sale de su zona de confort por miedo, tiende a sentirse ansiosa o triste, y a tener una hiperactivación mental que produce un consumo energético superior al que tendría saliendo de su zona de confort.

Una mente sorprendida, y por lo tanto aprendiendo, o atenta en algo de manera constante y natural, por el placer de estarlo, no divaga.

Por el contrario, cuando la mente no est√° en ninguna de las dos condiciones anteriores, tiende a generar pensamientos, de una manera similar a la que un comedor compulsivo se comportar√≠a ante una mesa repleta de manjares de todo tipo, que pese a estar al borde del v√≥mito contin√ļa comiendo sin control.

Dentro de un entorno previsible se precisa una ‚Äúhigiene mental‚ÄĚ que evite a nuestra mente nos acabe destruyendo.

Beneficios de salir de la zona de confort

Cuando salimos de la zona de confort, nuestro cerebro tiene trabajo generando nuevas sinapsis neuronales, para adaptarnos y sobrevivir a las nueva condiciones del entorno.

Esto produce cambios mentales estructurales, y de pronto podemos ver, sentir, pensar, y reaccionar con características que hasta ese momento pensábamos que no teníamos.

Cuando una persona sale de su zona de confort su percepción del tiempo se modifica, y se genera una sensación de que el tiempo pasa rápido y a la vez que las semanas son más largas.

En cambio, cuando se encuentra fosilizado en la zona de confort el día parece largo y las semanas cortas.

Normalmente cuando salimos de la zona de confort solemos tener la sensación de éxito personal, al haber vencido nuestra propia resistencia, y esto genera una sensación de libertad y seguridad.

Parad√≥jicamente el √ļnico lugar en el que tenemos la felicidad asegurada, es sabi√©ndola ejercer, (s√≠, ejercer), en un entorno imprevisible.

¬ŅCuando deber√≠as salir de la zona de confort?

Cuando sin motivo aparente te sientes encerrado, ap√°tico, desconfiado, inseguro, frecuentemente irritado, ausente, con la mente hiperactivada, decepcionado con casi todo, triste, preocupado, cada vez te cuesta m√°s sentirte c√≥modo, cada vez te apetece menos hacer cosas diferentes. 

Sal de tu zona de confort

Tal y como he explicado con el ejemplo del timbre que avisa de nuestra entrada en un establecimiento, comparándolo con el pellizco que sentimos en las vísceras al estar a punto de nuestra zona de confort.

Este pellizco es el punto de referencia sobre el que pivotaremos. Cuanto más familiarizados estemos con él más capacidad de liberarnos.

En ocasiones el pellizco ser√° tan intenso que nos paraliza, pero otras veces podremos observar que es gestionable.

Llegado a este punto de familiarizaci√≥n con ese pellizco, se trata de deshacer un h√°bito de ‚Äúfalso confort‚ÄĚ.

En cierto modo es como aprender contorsionismo, al principio no puedes tocar con los dedos de las manos las puntas de tus pies, pero con constancia, voluntad, tenacidad, etc al cabo de un tiempo podemos rascarnos el cogote con los dedos de los pies.

La resistencia a lo nuevo

Para alguien que jamás ha conducido, le puede ser indiferente hacerlo en un país en el que conduzca por la izquierda con el volante a la derecha, o por la derecha con el volante a la izquierda, puesto que carece de un hábito automático de conducción.

Pero quien durante 40 a√Īos ha conducido por la derecha con el volante a la izquierda, y se v√© obligado a conducir por la izquierda con volante a la derecha, no solo ha de aprender la nueva forma, sino que ha de desautomatizar la que hasta ahora usaba.

Desautomatizar un hábito, es en sí mismo, salir de la zona de confort, y esto normalmente genera resistencia.

Con lo cual sumado a la constancia que se requiere para aprender, necesitamos un extra de constancia para vencer nuestra resistencia a deshacer nuestro automatismo.

Vencer un automatismo suele generar proyección, que se manifiesta con conductas de enjuiciamiento, desprestigio, negación, etc enfocadas hacia aquello que es nuevo.

Hemos de ser conscientes de esto al salir de nuestra zona de confort, y darle un nuevo sentido para que podamos aprovechar al máximo las ventajas de salir de ella. 

Uno de los hábitos más difíciles de deshacer son los modelos de pensamiento, y esto se debe a que hemos relacionado a nuestros pensamientos con nuestra identidad, llegando a creer realmente que nosotros somos lo que pensamos, o lo que comemos, lo cual no debe interpretarse como que nuestros pensamientos, o nuestra alimentación carezcan de importancia.

2 comentarios en ¬ę¬ŅQu√© es la zona de confort?¬Ľ

  1. soy viuda y me cuesta trabajo cambiar de hábitos, a pesar de que se que esa situación en la que me encuentro no me conduce a nada, quiero salir de es estado de confort y solo son destellos, porque enseguida regreso a lo mismo.

    Responder
    • Hola Marisolūüėä
      Generar un cambio de h√°bitos precisa aprender a reconocer los automatismos que nos mantienen en h√°bito actual.

      Realmente es bastante sencillo de localizar.

      Una vez aprendido esto, es importante observar el autoenga√Īo, lo cual tambien es relativamente sencillo de aprender.

      Es entonces cuando comienza el cambio real, y vemos que no se parece al que creiamos necesitar, pero resulta ser m√°s efectivo.

      Si deseas que tiremos un poco más de este hilo envíame nota de voz al +34 680 491 650
      Saludos!

      Responder

Deja un comentario

Call Now Button
× ¬ŅC√≥mo puedo ayudarte?