🥇 ¿Qué es la proyección emocional? | Soluciones Emocionales

¿Qué es la proyección emocional?

Es un automatismo mental que nos enfoca la atención emocionalmente sobre algo externo a nosotros. 

Definición de la proyección emocional

Delante de una situación, ya sea vivencial, imaginada, contada, o representada en algún medio audiovisual, tenemos una reacción emocional especialmente intensa en comparación a otras personas que están ante lo mismo que nosotros.

Al decir especialmente intensa, puede ser tanto agradable, como desagradable.

Ejemplos de proyección emocional

Mujer 30 años, durante una sesión de orientación emocional:

 Por favor, necesito encontrar la manera de que mi marido deje el alcohol, está destruyendo su salud, no puedo ver como se autodestruye tan absurdamente.

Orientador: Me has dicho hace 5 minutos que cuando te sientes ansiosa te sientas delante de la televisión, te comes una bolsa de pastelitos, y luego vas a vomitarla.

¿Puedes ver como el deseo que tienes para tu marido es el que te gustaría aplicarte a ti misma?

EJEMPLO 2:

Hombre 40 años, durante una sesión de orientación emocional:

Me lleno de ira cuando veo padres que se desentienden de sus hijos, o los tratan con desprecio.

Orientador: Durante toda nuestra conversación, no ha aparecido la figura de tu padre en ningún momento.

Hombre: Mi padre estaba, pero no se comunicaba, excepto para pelearse con mi madre.

Orientador: Me has dicho antes que durante un periodo de tiempo estuviste totalmente desconectado de tu mujer y tus hijos, y que eso fue el detonante para que tu mujer te pidiese el divorcio.

Hombre: Así es

Orientador: ¿Puedes ver, como la ira que proyectas sobre situaciones que valoras como injustas en padres hacia hijos, es la ira que sientes hacia las paternidades tuya y de tu padre?

Hombre: Pero, yo me desentendí de la familia porque emocionalmente caí en un pozo oscuro y no encontraba salida.

Orientador: Claro, y tu padre dados sus superpoderes, está exento de caer en pozos oscuros, ¿verdad?

Comienza por entender, aceptar, y perdonar, las limitaciones tuyas y de tu padre, pues tu proyección te está diciendo que esa herida no está cerrada, y acabará por “infectarse” si no la cierras correctamente.

La Inteligencia emocional y las proyecciones

De las 5 competencias en las que se basa la inteligencia emocional, la primera es el autoconocimiento. La proyección nos permite ver nuestra emocionalidad profunda, nuestros deseos ocultos, los rencores acumulados, nuestras capacidades autocensuradas, nuestros mayores miedos, nuestros autoengaños, los deseos frustrados, nuestra rigidez mental, nuestras carencias.

Dada esta característica de la proyección, podemos acceder a una verdadera biblioteca de información sobre aquellos obstáculos que nos dificultan el acceso a la paz interior.

La información es poder, y me refiero a poder como libertad personal, dado que a la capacidad para modificar nuestro entorno a nuestra conveniencia, no le llamo poder sino fuerza.

La proyección. Distorsionar la realidad en beneficio propio

Utilizaré otros ejemplos de proyección para ver el beneficio inconsciente que encierra este mecanismo.

Enseñamos una fotografía de un gorila a una persona, y le pedimos que nos hable sobre cómo se siente el gorila, que está pensando, que parece haberle ocurrido. Evidentemente la persona tiene que inventarse la información en base a la gestualidad del gorila en la foto.

Esto pone en marcha el mecanismo de proyección, y la persona comienza a hablar de sí misma pero desde la perspectiva del gorila.

Esto permite una cierta relajación emocional, pues dada la condición social del ser humano, el saber que otros sienten o viven lo mismo nos alivia.

Otro ejemplo de utilidad.

Alguien comete un acto, o tiene una reacción concreta ante una situación, y desconocemos los motivos que le han llevado a ello.

En ese momento, dada la inercia mental humana de rellenar la información que nos falta con información inventada, atribuimos mental o verbalmente el motivo por el que la persona ha actuado o reaccionado así.

Esa información es una proyección de nuestro estado interior, y de alguna manera intentamos creer que los demás son como nosotros, pues de esa forma reafirmamos nuestra identidad personal.

Origen de los mecanismos de proyección

Reafirmar nuestra propia identidad, es una de las mayores adicciones de la humanidad, junto con otra no menos intensa, que es la de evadir la responsabilidad.

Estos dos automatismos están en la base de la proyección. La responsabilidad de nuestro estado emocional, y la desvinculación con el concepto erróneo de nosotros mismos, son la clave de la estabilidad emocional.

En esencia la proyección es la consecuencia de una necesidad de no sentirnos aislados y diferentes en negativo, y a la vez, es una manera de esquivar el dolor emocional que produce hacerse responsable de nuestros actos, reacciones, y pensamientos.

Cómo romper la proyección

Un satélite de telecomunicaciones dejaría de ser necesario cuando el ser humano pudiese comunicarse telepáticamente sin necesidad del satélite, pero mientras ese momento no llegue, eliminar el satélite nos haría más difícil la comunicación.

Con la proyección ocurre lo mismo, con la diferencia de que la proyección es indestructible, mientras haya partes inconscientes de nuestra emocionalidad profunda.

Matar al mensajero porque no nos gusta el mensaje es una actitud inmadura, y disfuncional.

¿De qué nos puede servir saber que estamos proyectando sobre otro persona?

Tiene la misma utilidad que los carteles indicativos de las carreteras. Si se conoce la simbología, y el idioma en el que están escritos, nuestro viaje será más seguro, y evitaremos vueltas innecesarias para llegar a nuestro destino.

Curiosamente, al ver nuestro reflejo en otra persona, y gestionarlo adecuadamente, la percepción que tenemos de la otra persona se modifica, llegando incluso a afirmar que la otra persona ha cambiado.

Nuestra realidad no es una fotografía fiel del entorno en que nos encontramos, sino una conclusión a la que llegamos.

Nuestro cerebro recibe mediante nuestros cinco sentidos, información de su entorno. Esta información se entremezcla con nuestras vivencias pasadas, nuestros deseos, nuestros miedos, nuestras creencias, nuestros valores, nuestra identidad inventada, etc, dando lugar a una conclusión que se parece a la realidad como un huevo a una castaña.

¿Proyectar sobre otra persona es bueno?

Si comunicamos, o resulta evidente, nuestra proyección a la otra persona, y la otra persona sabe interpretar las proyecciones, lo que estamos realmente haciendo es hacer pública nuestra emocionalidad más profunda, sin ni tan solo ser conscientes de ello.

Una persona se comunica incluso cuando está en silencio. Proyectar es informar.

Pondré un ejemplo:

Alguien acude a ser orientado emocionalmente, y me dice que no sabe qué le pasa, que se encuentra ansioso, y triste aleatoriamente.

En ese punto le pregunto por como es la gente en general en su pueblo, barrio, o ciudad. Después le pido que me describa a los vecinos de la comunidad en la que vive.

Durante sus explicaciones voy analizando, sobre qué pone arquetípìcamente su atención, y después busco esos arquetipos en sus relaciones familiares.

Toda esta información me ayuda a acceder a sus diálogos internos, y con ello a encontrar qué ideas erróneas le limitan el acceso a la su paz interior.

Por lo tanto, a la pregunta de si es bueno o malo proyectar sobre otra persona, la respuesta es; que si nuestro objetivo es alcanzar el bienestar emocional, la proyección es un gran tesoro. 

Deja un comentario

Call Now Button
× Â¿Cómo puedo ayudarte?