¬ŅQU√Č ES LA MENTE INCONSCIENTE?

El concepto de inconsciente es similar al de amor. Existen tantas interpretaciones como personas, todo y que el concepto b√°sico es similar en todas ellas.

En este texto me referiré al inconsciente como aquella parte de la cognición que no hacemos consciente dándole diálogo mental, ya sea utilizado o no, para reaccionar o cometer un acto.

El cerebro inconsciente

 La cantidad de informaci√≥n que gestiona nuestro cerebro es enorme. Ser consciente de toda ella es algo poco rentable en t√©rminos evolutivos.

Pero que seamos inconscientes de ello no quiere decir que no influya sobre nuestra vida. De hecho hay estudios que afirman que primero tomamos una decisión inconscientemente, y después construimos mentalmente el motivo por el cual la tomamos.

El inconsciente no diferencia lo real de lo ficticio, ni reconoce el paso del tiempo. Para aclarar estos dos √ļltimos conceptos usar√© dos ejemplos.

A modo de ejemplo

Imaginamos la muerte de un ser querido y lloramos (pensamiento ficticio, reacci√≥n real). De ni√Īo sufro una situaci√≥n muy traum√°tica en unas condiciones concretas, y pasados 30 a√Īos, padezco un ataque de p√°nico al encontrarme en una situaci√≥n con condiciones similares.

El cerebro inconsciente carece de sintaxis, su lenguaje es puramente emocional, y cuando esos estados emocionales, no se gestionan tienden a cronificarse, intensificarse, o ambas opciones a la vez. 

Las emociones cronificadas, o intensificadas, somatizan síntomas físicos en la persona, que serán equivalentes al estado emocional no atendido.

Hacer consciente lo inconsciente es el primer paso del autoconocimiento. Pero el autoconocimiento mismo lleva paradójicamente a prescindir de nuestra consciencia de YO.

O dicho de otra forma, tomar consciencia del YO, es la clave para poder entender qu√© es la propia consciencia de YO, lo que me mantiene inconsciente.  

Ser un inconsciente

Desde la idea de inconsciencia expuesta al inicio de este texto, inconsciente es quien piensa, reacciona, o act√ļa, de modo autom√°tico sin ser consciente de ello. O lo que es lo mismo sin un di√°logo interno que haga consciente lo que se piensa, se siente, o se hace.

El inconsciente no existe (para quien opina eso)

La idea de que el inconsciente no existe solo puede estar basada en que a la parte inconsciente de la cognición se le llame de otra forma.

Basta ver un documental sobre el cuerpo humano, para asombrarse de la cantidad de procesos inteligentes que se dan dentro de nuestro cuerpo, sin nosotros dirigirlos, ni ser conscientes de ellos.

Cómo acceder al inconsciente

Existen m√ļltiples t√©cnicas. Desde mi perspectiva, la que prefiero, es la autobservaci√≥n de nuestro cuerpo, y de nuestros estados emocionales.

LOS S√ćNTOMAS SON INDICADORES

Tengo un molesto dolor de cabeza. Me aplico un remedio, para reducirlo, ya sea una pastilla, una técnica de relajación, o cualquier otra variante.

Una vez superada la fase dolorosa, es importante ver que estados emocionales tenía antes de la aparición del dolor, y con qué vivencia o pensamiento guarda relación.

Es probable que el dolor de cabeza, nos permita encontrar estados inconscientes que nos dificultan una estabilidad emocional, y nos haga replantearnos la forma de vivirlo.

Nuestra expresión no verbal es un acceso directo a nuestro inconsciente, aprender a interpretarla nos aporta grandes logros.

Un indicador muy fiable es ser consciente de la tensión muscular que se genera en la zona cervical y en la mandíbula. Generando el hábito de ser consciente de tensiones en esas zonas, apreciaremos que la intensificación de las tensiones coinciden con ciertas circunstancias.

En ese punto tendemos a justificar nuestra reacción, y creer que es imposible dejar de estar tensos. Solo cuando la acumulación de tensión nos lleva a un punto de pérdida de nuestra capacidad física o mental podemos ver, que quizá sí se puede vivir con otra perspectiva respecto a lo urgente y lo importante.

Inconsciente colectivo

Las mentes est√°n unidas del mismo modo en que las hojas de un √°rbol tienen una ra√≠z com√ļn. Al igual que mediante el estudio de la psicolog√≠a transgeneracional puede apreciarse un inconsciente colectivo en el clan familiar, tambi√©n se puede hablar de un inconsciente colectivo a nivel vecinal, municipal, estatal, continental.

En la naturaleza es muy com√ļn el fractal. Las cosas son conjuntos de otras cosas, que a su vez son conjuntos de cosas y esta tendencia escapa por ambos extremos al infinito, concepto utilizado com√ļnmente, pero complicado de entender para nuestra mente.

Existe una ley universal de causa y efecto, cuando se genera una identidad, y esa identidad se identifica con deseos de conseguir o evitar ciertas vivencias, se genera una relación entre causa y efecto. Dado que existe una identidad colectiva, también existe un inconsciente colectivo, y su manifestación es mucho más perceptible de lo a priori parece.

Pensamiento subconsciente

Las fronteras cerebrales son como las aguas territoriales. Son imaginarias pues realmente no existen, son solo un concepto.

En la psique humana se habla de tres niveles de conciencia. Consciente, subconsciente, e inconsciente. Los conceptos de subconsciente e inconsciente, desde la perspectiva del autoconocimiento se manejan con igual perspectiva.

Utilizaré un ejemplo para ilustrar el pensamiento no consciente, al que podemos llamar subconsciente o inconsciente pues no nos manejamos en el campo de la medicina sino en el del autoconocimiento.

SOLO UNA PARTE DEL PENSAMIENTO ES CONSCIENTE

Una mujer de 50 a√Īos Con un hijo de 27, entra en su casa, y al ver el estado de desorden siente una marcada sensaci√≥n emocional desagradable en el vientre.

Le pido que reviva imaginariamente la escena, justo en el punto de sentir la emoción en el vientre e iniciamos este diálogo:

¬ŅPuedes decirme que piensas en el instante de abrir la puerta y sentir la emoci√≥n?

¬°¬°Otra vez !!, estoy hasta (palabrota). Siempre igual.

He recogido y limpiado esta ma√Īana y vuelve a estar todo igual.

¬ŅQu√© piensas de la situaci√≥n?

Que mi hijo abusa de mi.

¬ŅA qu√© te refieres exactamente?

Pues que él gana dinero y ya es grande, puede emanciparse sin problemas. Yo ya he hecho mi parte.

¬ŅSe lo has dicho?

No.

¬ŅPorqu√© no?

Porque, ¬ŅQu√© clase de madre ser√≠a yo, si le pido a mi hijo que se vaya de mi casa?

¬ŅCrees que pedirle a tu hijo de 27 a√Īos, solvente econ√≥micamente, que se emancipe es ser una madre inadecuada?

No

¬ŅPero, tu comportamiento y di√°logo interno dicen que s√≠?

¬ŅVes la incoherencia?

¬ŅEntiendes de lo que te est√° hablando tu emoci√≥n?

En el ejemplo el primer pensamiento, el de: ¡otra vez!, estoy hasta…., es un pensamiento consciente.

Los siguientes pensamientos relacionados con si su hijo debe o no vivir con ella, est√°n a un nivel subconsciente/inconsciente.

Tras la incomodidad del desorden hay la molestia emocional de una incoherencia entre lo que se siente, lo que se piensa, y lo que se hace.

Ejemplos de mente inconsciente

Alguien me está explicando algo totalmente coherente y plausible, pero yo creo que está mintiendo, y al poco tiempo queda probado que mentía.

Es entonces cuando digo: ¡Lo sabía!

Esto ocurre porque cuando hablamos hacemos microgestos con la musculatura de la cara de manera inconsciente, y que guardan relación con nuestra emocionalidad profunda.

De igual modo que emitimos inconscientemente los gestos, también los reconocemos inconscientemente en las personas con que nos comunicamos.

Con lo cual, dentro de una conversación estamos teniendo otra conversación paralela inconsciente.

Ejemplo:

¬°Tronco !, he puesto los neum√°ticos nuevos al coche por la mitad de precio, el tipo del taller me dijo bla, bla, bla..

Y yo le dije, t√ļ que te piensas, mira que yo bla, bla, bla‚Ķ

Y al final me hizo descuento.

En esta conversación paralelamente puede estar produciéndose inconscientemente mediante lenguaje no verbal algo como:

Tío, qué bien poder hablar contigo, me siento frustrado, y saber que cuento contigo me alivia.

Y la correspondiente respuesta: no sabes como te entiendo yo también me alegro de poder contar contigo.

EL ASOMBROSO INCONSCIENTE

Kim Peek, se hizo conocido por ser el inspirador del personaje interpretado por Dustin Hoffman en la película Rain Man.

El sr Peek es un ejemplo del s√≠ndrome savant. Las personas con esta caracter√≠stica suelen desarrollar capacidades mentales ¬ęsobrehumanas¬Ľ.

Por ejemplo leer dos libros a la vez, y memorizarlos conforme los va leyendo.

Stephen Wiltshire tras sobrevolar en helic√≥ptero Roma durante unas horas, pudo dibujarla en un mural de 360¬į sin fallar ni tan solo en el n√ļmero de edificios o detalles incre√≠bles.

 Otro ejemplo, una persona que pod√≠a recordar qu√© d√≠a de la semana era, qu√© ropa llevaba puesta, y qu√© hab√≠a comido un d√≠a escogido al azar de su vida

Esta capacidad cerebral no suele ser consciente pues no es rentable evolutivamente, pero deja al descubierto que en nuestro cerebro tenemos capacidades para almacenar y gestionar información que pueden parecer increíbles.

El subconsciente dice la verdad

Existe un refrán que dice: el corazón, tiene razones, que la razón no entiende. Nuestro subconsciente e inconsciente gestionan mucha más información que nuestra parte consciente.

Su lenguaje es emocional y dada su carencia de sintaxis, le solemos llamar corazonada o intuición.

Ante una situación en la que nos cuesta tomar una decisión, hemos de ser conscientes de que no hay una opción correcta y otra incorrecta, pues en ambas decisiones hay una parte que nos será satisfactoria y otra que nos será insatisfactoria.

Cuando la decisi√≥n se haya tomado desde ¬ęel coraz√≥n¬Ľ, la parte insatisfactoria tender√° a verse m√°s peque√Īa que la satisfactoria, en cambio si la decisi√≥n se toma ¬ęcon la cabeza¬Ľ, la parte insatisfactoria tender√° a verse m√°s grande que la satisfactoria.

Desde la perspectiva metafísica nuestra parte sub/ inconsciente nos proporciona un impulso en forma de emoción.

LA EMOCI√ďN COMO BR√öJULA

Debemos entender ese impulso como una necesidad de cometer un acto, el error reside en creer que esa llamada es para alcanzar lo que conscientemente consideramos bueno para nosotros.

Un ni√Īo peque√Īo juega con una pistola de verdad y su padre se la quita, en ese momento el ni√Īo llora con gran enfado frustrado por la injusticia de que le arrebaten lo que desea.

En ocasiones nos frustramos ante situaciones que una vez vistas con perspectiva podemos valorar como totalmente √ļtiles.

La emoci√≥n no indica nuestro logro egoico, sino nuestro aprendizaje pendiente. Este aprendizaje puede venir a trav√©s de una vivencia valorada como satisfactoria, o como insatisfactoria indiferentemente. 

De hecho, suele presentarse primero la satisfactoria, y es nuestra resistencia a aprender, lo que suele llevarnos a vivirla en un escenario insatisfactorio.

Deja un comentario

Call Now Button
× ¬ŅC√≥mo puedo ayudarte?